Lecciones que aprendí de mi madre-Parte 1

Mi madre es la mujer más extraña, difícil, exigente e intransigente de todas. Entenderla por completo es un imposible seguro. Tiene la capacidad de subirme la presión a niveles que ni la aspirina podría prevenirme un ataque cardiaco y su costumbre de brindar opiniones por todo, incluso cuando evidentemente no son necesarias, hace que quiera golpear mi cabeza contra cada bloque de la Muralla China. Sí, los que la conocen saben que no exagero.

No obstante, mi mamá es una de las mujeres más inteligentes que he conocido en mi vida. Es feminista, poeta, medio actriz, humilde, inventora, histérica, embelequera y maravillosa. Su poder de persuasión es innegable y sus cantaletas incesantes, a las que ella llama consejos, se me han quedado en el cerebro como carteles permanentes que no puedo remover porque están fuera de mi alcance. Hoy comparto algunas de esas lecciones que aprendí de mi madre que me han cambiado la vida, me han librado de situaciones lamentables y me han hecho crecer en todas mis facetas como ser humano. ¡Gracias, Magdalena!

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s