5 fotos de perfil que no debes poner en LinkedIn

LinkedIn es una red social, cuyo propósito es conectar a personas según sus profesiones, con el fin de buscar empleo y/o compartir contenido enfocado en ambientes profesionales. No obstante, ciertas personas olvidan la formalidad dentro de la red y colocan imágenes de perfil que son apropiadas para Facebook, Instagram, Google+, SnapChat y Twitter, pero jamás para LinkedIn.

frustrated-linkedin-emailsReconoce a continuación el tipo de fotos que jamás debes colocar en tu perfil de LinkedIn:

Imágenes en las que apareces con escotes

Si quieres que te contraten por las razones correctas y demostrar que eres una profesional, trata de que tu foto de perfil no llame más la atención que tu currículo.

Fotos con familia

Existen otras redes sociales para exponer tus momentos con tus seres queridos. En esta, los patronos potenciales y colegas desean conocer sobre tus ejecutorias, proyectos y habilidades. Incluso mostrar que tienes familia puede disuadir a quienes buscan talento a contratarte si entienden que podría representar un obstáculo.

Fotos grupales

En LinkedIn, las personas desean saber sobre ti, quieren saber qué te hace especial y qué atributos puedes llevar para beneficiar a una organización. Tu perfil debe ser sobre ti. Tus amigos entenderán si los dejas fuera. Hazles el honor en Instagram y Facebook.

Imágenes con rostro sugestivo

A menos que desees solicitar trabajo en la industria de los adultos, evita poner fotos en las que salgas con los labios u ojos de forma sensual. Quieres demostrar que deseas conexiones serias, no que estás buscando a alguien para pasar un buen rato en tus noches de aburrimiento.

Fotos con cara de seria

Nadie desea trabajar con una persona demasiado seria o reservada. Este tipo de imagen te presenta como alguien inaccesible, cerrada y difícil. Procura mejor poner una en la que muestres una sonrisa agradable, servicial y ganadora.

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigas en las redes sociales. Recuerda darnos “Like” en Facebook.

ENTRADAS RELACIONADAS:

6 tipos de fotos que nunca debes poner en las redes sociales

Tips para ser más productiva en tu trabajo

Lecciones que aprendí en el trabajo

 

 

Advertisements

Cómo sabes que es hora de cambiar de trabajo

Últimamente muchas personas han comentado que desean un cambio laboral, ya sea en su misma industria o en un campo completamente diferente. Escucharlas me inspiró este “post”. Amigas mías, sé que pronto encontrarán el trabajo que se merecen. ¡Tengan fe!

Sabes que es hora de cambiar de trabajo si:

  • Sientes que la compañía para la que trabajas ya te enseñó todo lo que podías aprender y te sientes estancada.
  • Aspiras a obtener una posición más importante y sabes que en ese lugar es poco probable que suceda.
  • Las glorias de la empresa dejaron de ser compartidas por ti hace mucho tiempo.
  • Piensas que tu trabajo es devaluado.
  • Has imaginado vívidamente que ahorcas a tu jefe, un supervisor u otro empleado.
  • Divides el sueldo que te ganas por la cantidad de horas trabajadas y cobras menos del mínimo federal. Got slavery?
  • Sientes que las amebas tienen un IQ mayor que las personas que te rodean.
  • Tu filosofía de trabajo dejó de ser compatible con la de la empresa.
  • Nunca te sentiste cómoda trabajando para la empresa, incluso desde el primer día.
  • Pensar en que tienes que ir a trabajar te produce llanto y ansiedad.
  • Has brindado sugerencias apropiadas para mejorar los sistemas y son completamente ignoradas.
  • La percepción general es que todo el mundo se quiere ir en un éxodo masivo.
  • Sientes que tu trabajo te quita más que lo que te da. Un empleo es más que un sueldo y beneficios marginales, se supone que te brinde satisfacciones personales también.
  • Descubres que personas en tu misma posición con menos experiencia o competencias que tú ganan mucho más en otro lugar.
  • Ojeas los suplementos de educación del periódico y consideras que sería buena idea estudiar mecánica diésel.
  • Sientes que eres solo una máquina de hacerle dinero a otro y no parte de una familia.
  • Utilizas tus días de enfermedad frecuentemente con falsas excusas para poder ausentarte al trabajo y alejarte de las situaciones.
  • Compras más de $5 en la lotería electrónica para ver si te ganas el gran premio de una buena vez.
  • El sistema está hecho para que, no importa lo que pase, trabajes más de 8 horas al día y no tienen respeto por tu tiempo personal.
  • Trabajas con “workaholics” que no tienen vida y esperan lo mismo de ti.
  • Tu jefe te odia y te lo demuestra cada vez que puede.
  • Has sido víctima de hostigamiento sexual.
  • Sientes que estás negativa y contagias a tus compañeros con tu malhumor. Esto tampoco es justo para ellos.
  • Pensar en el trabajo te causa parálisis en otras áreas de tu vida.
  • La calidad de tu trabajo dejó de ser importante para ti. Sentir orgullo por lo que haces es apremiante para ser feliz en el mundo profesional.
  • Tu estilo de trabajo es muy distinto a aquel que es parte de la cultura empresarial de la compañía.
  • Perdiste la pasión por ese tipo de industria y quieres explorar nuevos lares.
  • Has considerado la prostitución con tal de salir de ese lugar.

Si te sientes como la gente en estos anuncios, comienza a actualizar ese resumé, pero para ayer.

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos y recuerda darle “Like” a la página de La Comuna Pink en Facebook.

%d bloggers like this: