Lecciones que aprendí de mi madre-Parte 2

Como mi madre es una fuente inagotable de sabiduría y siempre tiene que decir lo que siente, comparto contigo otros consejos que me brindó.

POSTS RELACIONADOS

LECCIONES QUE APRENDÍ DE MI MADRE-PARTE 1

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

Lecciones que aprendí de mi madre-Parte 1

Mi madre es la mujer más extraña, difícil, exigente e intransigente de todas. Entenderla por completo es un imposible seguro. Tiene la capacidad de subirme la presión a niveles que ni la aspirina podría prevenirme un ataque cardiaco y su costumbre de brindar opiniones por todo, incluso cuando evidentemente no son necesarias, hace que quiera golpear mi cabeza contra cada bloque de la Muralla China. Sí, los que la conocen saben que no exagero.

No obstante, mi mamá es una de las mujeres más inteligentes que he conocido en mi vida. Es feminista, poeta, medio actriz, humilde, inventora, histérica, embelequera y maravillosa. Su poder de persuasión es innegable y sus cantaletas incesantes, a las que ella llama consejos, se me han quedado en el cerebro como carteles permanentes que no puedo remover porque están fuera de mi alcance. Hoy comparto algunas de esas lecciones que aprendí de mi madre que me han cambiado la vida, me han librado de situaciones lamentables y me han hecho crecer en todas mis facetas como ser humano. ¡Gracias, Magdalena!

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

Guía infalible para crear niños inservibles

Salir a la calle y ver a los niños de hoy día es impresionante. Se ven pequeños dictadores que deciden desde las actividades que realizará la familia hasta el lugar en que se comerá cada viernes. Niños que forman tremendas perretas y tantrums en público y que no dan ni los buenos días. Pequeños que se creen que sus padres no tienen vida y que deben dedicarse a ellos. Menores que no saben decir gracias, no piden la bendición y le faltan el respeto a todos, en especial a los mayores. Si quieres un/a hijo/a de esta cepa, sigue estos consejos y tu sueño se realizará antes de lo que te imaginas.

En la casa

  • Asume la posición de que si decidiste ser madre, debes olvidarte de ti. Enfócate exclusivamente en tu hijo/a y obsesiónate con él/ella como Gollum en “Lord of the Rings” (“El señor de los anillos”) con su anillo.
  • Evita todo tipo de disciplina y deja que tus hijos se críen solos. No los corrijas para nada porque afectarás su autoestima de por vida.
  • Recoge sus habitaciones y evita que muevan un dedo. Ellos son los reyes de la casa y solo deben jugar. Aprender de trabajo doméstico no les ayudará en la vida y si los pariste, es tu responsabilidad mantener su “palacio” en óptimas condiciones.
  • Evítales todo tipo de sufrimiento. Cada vez que lloren, corre a satisfacer su necesidad. Recuerda que la vida es color de rosa en todos los sentidos. Sufrir no los preparará para las vueltas del destino y tus hijos lloran sangre.
  • No los obligues a comer vegetales o comida saludable. Dale siempre la chatarra que piden.
  • Cuando cocines, recuerda preparar varias opciones de comida para satisfacer los gustos de cada uno de tus hijos. ¿No tienes tiempo? Mala tuya.
  • Nunca castigues a tus hijos. Si tu pareja los envía castigados a la habitación, corre inmediatamente a sacarlos y desautoriza a tu esposo públicamente. Recuerda decirle a tus hijos que no le hagan caso al padre. Esta conducta crea verdaderas joyas.
  • Si tus hijos decidieran ayudarte en la casa, págales, ellos no son tus sirvientes. La comida, la ropa, el entretenimiento, lo último en tecnología y tu amor no son pago suficiente.
  • Cómprales todo lo que te pidan. ¿No tienes dinero? Para eso tienes tus tarjetas de crédito. Ellos son reyes y merecen todo, todo, todo sin hacer nada, nada, nada.
  • No te preocupes por conocer a sus amistades. La presión de grupo no le afectará.
  • Obsesiónate con ser amiga de tus hijos, no su madre.
  • Pregúntale todo a tus hijos. No tomes las decisiones tú.
  • No eduques a tu hijo porque educarlo implica que no siempre le agradarás.
  • No los obligues a dar las gracias. Es deber de los demás servirles.
  • No les enseñes modales, eso te hace anticuada.
  • Tenle miedo a tus hijos, ellos deciden tu vida.
  • No les enseñes el valor del sacrificio. No vale de nada. Los sacrificios son para ti.

En la escuela

  • Adopta la filosofía de que tu hijo siempre tiene la razón y que el maestro siempre está mal. Es más, hazte enemigo de los maestros desde el primer día.
  • Si el maestro corrige a tu hijo no se lo permitas. La disciplina es anatema en tu modelo de crianza.
  • Insulta al maestro si le dio cero a tu hijo, en especial si sabes que tu chico es un vago que no estudió nada. El maestro le debe dar 100 solo por mostrar su hermosa cara en la escuela.
  • Págale un colegio caro aunque esté a punto de repetir el grado. Además, siempre puedes seguir gastanto dinero en clases remediales de verano.
  • Si tu hijo tiene problemas de conducta, que lo resuelva el maestro. ¿Quién lo manda a escoger esa profesión? Y aunque esté mal pago y tenga otros 30 estudiantes, tu hijo siempre tiene que ser la prioridad.
  • Hazle las tareas de todas las materias. No dejes que pase trabajo.
  • No le revises las libretas y prémialo aunque saque malas calificaciones.
  • Si tu hijo es un abusador (“bully”) en la escuela, no intervengas. ¿Quién manda a los demás niños a ser tan débiles.
  • Deja que los maestros críen a tus hijos, pero no les des autoridad para reprenderlos o educarles en las lecciones de la vida.
  • Luego de la escuela y los fines de semana, pon a tus hijos en clases de ballet, canto, tennis, baloncesto, boxeo, béisbol, chino mandarín, arameo, latín, pilates, yoga, kinder music, piano, violín, trombón, finanzas, física cuántica y métodos cuantitativos. Tienes que hacerlo para ganar la competencia que tienes con tus amigas para ver quién tiene el hijo más brillante. Además, evitas que tus hijos sean niños normales de esos que se mojan en la lluvia, juegan en el lodo y pasan el tiempo jugando con sus amistades.

Seguir esta guía práctica es muy fácil. ¿Quieres un hijo inservible, poco preparado para el mundo real y sus exigencias, antisocial, engreído y egocéntrico? Comienza desde hoy a poner en práctica estos consejos, todos y cada uno de ellos.

En una nota seria, mira este video que brinda consejos útiles si deseas tomar la vía alterna y responsable de tener hijos verdaderamente excepcionales.

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigas. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dale LIKE en Facebook al final de esta página para recibir contenido que no figura aquí.