¿Padeces del Síndrome de Taylor Swift?

Taylor Swift tiene serios problemas en el amor. Tal vez es por mala suerte, incompatibilidad o Dios sabrá qué. La realidad es que a la pobre la felicidad en pareja le ha durado muy poco y eso que por sus brazos han pasado los galanes John Mayer, Joe Jonas, Jake Gyllenhaal, Taylor Lautner, Conor Kennedy y Harry Styles. Lo preocupante es que la artista tiene la costumbre de adjudicarle la culpa a todos sus exes y hasta les escribe canciones que incluye en sus producciones para que todo el mundo se entere. Ella siempre es la víctima del cuento. ¡Tan Taylor!

2764246_1338811962685.76res_497_274¿Padeces tú del Síndrome de Taylor Swift? La respuesta es que sí si:

  • Cuando te separas de tu pareja, se enteran hasta los astronautas que están fuera de órbita
  • Le comentas a todos detalles de tu ruptura
  • Piensas que la culpa siempre es de los hombres
  • Crees que el amor es un cuento de hadas y le pones a tus chicos expectativas poco realistas
  • Sabes de hombres que les gustaría salir contigo, pero le temen al drama que podrías generar
  • Tus romances duran menos que un caramelo en las manos de un niño
  • Siempre eres quien sale más herida tras la separación
  • Demuestras que eres la más afectada porque lloras en todos lados
  • Te identificas demasiado con la música en la que la mujer es la víctima
  • ¡Adoras a Taylor Swift!

Fuera del humor, ojalá que Taylor Swift encuentre al hombre de su vida porque una mujer tan increíble y talentosa lo merece. ¡Tú también, querida! Solo sé un poco más discreta para evitar espantar a parejas potenciales.

Si te gustó esta entrada, compártela con tus amigas en las redes sociales. Recuerda darnos “Like” en Facebook.

ENTRADAS RELACIONADAS:

7 tipos de hombres a los que debes evitar

5 errores que cometen las mujeres al iniciar una relación

10 maneras seguras de hacer que tu hombre te odie

 

Advertisements

Lecciones que aprendí de mis exes: Parte 1

 

Las exparejas son de todo. Algunos son buenos, malos, traviesos, cariñosos, odiosos, ratas inmundas, ángeles, desgraciados, amigos o villanos. Puede ser, pero la realidad es que pueden ser muy buenos maestros en la vida. Aquí comparto algunas lecciones que aprendí de los míos. ¿Cuáles lecciones aprendiste tú de tus antiguos amores?

 

POSTS RELACIONADOS

Lecciones que aprendí de mi madre: Parte 1

Lecciones que aprendí de mi madre: Parte 2

Lecciones que aprendí en el trabajo

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.