Lecciones que debes aprender de las “porn stars”

Ellas son sensuales, dispuestas, atrevidas y hermosas. Los hombres las idolatran y darían lo que fuera por una noche con ellas. A menos que ellos sean Tiger Woods, nunca se les dará. Por eso es tu responsabilidad convertirte en la fantasía de tu chico y aprender de las expertas en la materia. Puede que a ti no te gusten, pero la realidad es que a ellos les encantan las “porn stars”.

Lección 1. Ponte la ropa más sensual que puedas encontrar

Los hombres son seres muy visuales y debes usar este dato para tu beneficio. Busca piezas en “nylon”, encaje y fabricadas con material transparente para que te veas como una verdadera pro. Usa botas o zapatos de tacón.

Lección 2. Arréglate como una diosa

Usa maquillaje de fantasía, perfume francés, un peinado diferente y luce todas tus joyas. La idea es verte como una “escort high-profile”. Dejarás a tu chico completamente embrujado.

Lección 3. Haz una entrada triunfal

Nada impacienta más a un hombre que lo hagas esperar cuando sabe que te ves muy sensual. Muestra una pierna primero, luego la otra, un brazo y así sucesivamente hasta que salgas por completo al encuentro. Entra a la habitación o al lugar que te encuentres gateando, meneando las caderas y con la cara más sexy de tu repertorio.

Lección 4. Dile todo lo que le harás antes de hacerlo

Las palabras son importantes para los hombres. Vuélvelo loco diciéndole cada cosa que le harás y luego hazlo. La anticipación les ayuda en su proceso de estimulación. También puedes preguntarle qué quieres que le hagas y repite sus palabras. Claro, hazlo esperar un poquito para realmente subirle la presión.

Lección 5. Disfruta el “foreplay”

Ir a la acción directamente es como como saltar la cena e ir directamente al postre. Como las comidas, el sexo tiene sus etapas. Acaricia a tu chico, dile cosas al oído y pídele que te complazca. Este momento es muy especial para ambos.

Lección 6. Prueba posiciones nuevas

Si en algo son expertas las “porn stars” es en hacer las posiciones más extrañas del mundo. Aventúrate a hacerlo para romper la monotonía de tu relación. Quizás no todas te salgan de la primera, pero lo importante es que le demuestres a tu chico que eres una mujer versátil y arrojada.

Lección 7. Usa lenguaje vulgar

Es harto conocido que las mujeres deben ser damas en la calle y cualquieras en la cama. Sigue ese consejo al pie de la letra y usa cuanta palabra mala se te ocurra. Recuerda que siempre puedes ir el domingo a la iglesia para arrepentirte.

Lección 8. Actúa con un poco de agresividad

Demuéstrale a tu hombre que tú estás en control. Empújalo suavemente, muérdelo despacio, apriétalo e incluso dale unas cuantas nalgadas por ser un niño malo. Recuerda que las niñas malas son siempre más memorables y codiciadas que las buenas.

Lección 9. Usa “props”

Aunque para amarse solo hacen falta dos, la realidad es que hay juguetes y artículos interesantes que puedes incorporar en el acto del amor. Usa esposas para amarrar a tu chico, antifaz para que lo acaricies sin que pueda verte, el columpio que cuelga del techo para balancearte o velas que se derriten y despiden un aceite divino para masajes. La cantidad de artículos es inmensa. Ponte creativa y de seguro encuentras algo que te gusta.

Lección 10. ¡Grita, grita y grita!

Nada le quita más la emoción a un hombre que una mujer que no demuestra gusto durante el sexo. Mujeres que se quedan inertes sobre la cama y que parecen no tener vida. Si tu chico está haciendo un buen trabajo, asegúrate de que se entere. De esa forma él también podrá llevar la cuenta de tus orgasmos y saber exactamente qué te gusta. La comunicación es muy importante durante el sexo.

De todas las personas se puede aprender algo; las estrellas pornográficas no son la excepción. También puedes acudir a ellas si tienes que mejorar tu técnica de sexo oral o si necesitas aprender nuevas posiciones. Solo necesitas tener una mente abierta y estar dispuesta a obtener conocimiento nuevo para mantener la chispa encendida. ¿Te atreves?

POSTS RELACIONADOS

Cómo lograr que tu chico te dé el mejor sexo oral

Frases que él quiere escuchar durante el sexo

Cómo lograr el orgasmo femenino perfecto

Cómo serle infiel a tu hombre con él mismo

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

Mitos sobre el matrimonio que no debes creer

Existen tantos mitos sobre el matrimonio como estrellas en el universo. Cada día surge uno nuevo. Por eso, es importante que no tomes estas percepciones y las creas como verdades absolutas. Cada pareja es distinta y no existe un manual para hacer que una relación funcione. Con el tiempo te darás cuenta de qué te funciona a ti y a tu chico. Así que cuando escuches gente hablando con autoridad sobre materia de matrimonio, escucha, pero con escepticismo. A continuación algunos de los mitos más conocidos.

“Antes de casarte, tienes que vivir”

¿Acaso tu vida se termina cuando te vistes de blanco, llevas ramo y firmas un papel? La respuesta es que no. Lo importante es sentar las bases de tu relación y dejarle saber a tu pareja que quieres construir una vida juntos, pero que sigues siendo una persona única y distinta dentro de la relación. Tu esposo puede ser tu compañero de viajes, tu “sidekick” de aventuras y tu mejor amigo en la realización de cada uno de tus sueños. Descarta este mito porque tu vida cambia cuando te casas, pero seguirás viviendo.

“Una vez te cases, se acabó tu vida”

Esto suena como a sentencia criminal. La vida en pareja no es un tipo de esclavitud si sabes tener un buen balance. Muchas mujeres ponen a sus hijos y esposos como excusas para dejar tiradas sus aspiraciones; ellos son parte de una, pero no son el cien por ciento de la existencia femenina. Aún puedes compartir con tus amistades y aspirar a esa posición de liderato en tu oficina si te lo propones. Solo porque tienes que cuidar de los tuyos no significa que tienes que descuidarte a ti. Tu pareja y tus niños pueden aprender a respetar tu tiempo si eres celosa con él y consistente. No es fácil, pero es posible. ¡Inténtalo!

“No te casas con la familia, sino con tu pareja”

Este es el peor mito de todos. Cuando firmas ese papelito le juras amor eterno a tu novio, a su madre, su padre, la tía besucona, la prima chismosa y a todos sus parientes políticos. Tu novio tiene un trasfondo familiar que no puedes olvidar y aunque tú vivas con él, de todos modos tendrás que relacionarte con su familia y en ocasiones, tomar en cuenta sus opiniones, las cuales muchas veces son innecesarias. Trata de llevar la fiesta en paz y sé cortés en todo momento. Establece límites con tu pareja sobre el nivel de involucramiento de sus parientes en los asuntos de ambos para evitar problemas.

“Tienes que casarte después de los 30”

La edad en la que una persona se casa depende exclusivamente de ella. Si encontraste al amor de tu vida a los 20 y sientes que es tu media naranja, lleva tu relación a otro nivel cuando te sientas lista para hacerlo y tú pareja también. No hay una edad específica para casarse. Hay matrimonios de todas las edades que son dignos de admirar y emular. Cásate cuando tú lo sientas, no cuando lo digan los demás. No dejes que la gente viva a través de ti.

“El matrimonio lo arregla todo”

Algunos noviazgos son tan autodestructivos que deberían ser disueltos antes de complicarlos con una unión civil o religiosa. Por desgracia, algunas chicas piensan que al casarse todo se resolverá como por arte de magia. La realidad es que el matrimonio exacerba los comportamientos del noviazgo porque compartes tu vida con esa persona cada día. Si tu noviazgo no es sólido no es recomendable que te cases. Analiza si tu novio tiene más potencial de ser exesposo que esposo. Hay una gran diferencia.

En conclusión, recuerda siempre que casarte es una nueva etapa en tu vida y no el fin de esta, que no hay una edad universal para enlazarse y que la familia de tu pareja también será la tuya. Aunque el matrimonio popularmente se visualiza como algo negativo, hay muchas parejas allá afuera que son prueba de que el amor real existe. Espero que puedas experimentarlo algún día en tu vida, y si te interesa, que llegues al altar con ojos de novia enamorada.

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.