Cosas que puedes hacer con un hombre inservible

Si tienes un novio o esposo que no sirve para nada, ponte creativa y búscale un uso u oficio. Aquí puedes ver algunas ideas para poner en práctica. De seguro se te ocurren 20 más.

 

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

 

Advertisements

“Podcasts” que toda chica inteligente debe escuchar

La tecnología ha logrado que el conocimiento sea ubicuo, es decir, que esté disponible en todas partes. Debes sacar partido de esta realidad y educarte de todas las maneras posibles porque en esta vida tienes mucho que aprender y compartir. Ahora puedes leer tus libros impresos, libros electrónicos, blogs, revistas en la red, entre otros vehículos que te mantienen al tanto y actualizada. Los “podcasts” también te permiten aprender de una gran diversidad de temas y lo único que tienes que hacer es prestarles tus oídos.

¿Qué es un “podcast“? Es un medio digital auditivo que consiste de episodios en serie y que puedes descargar de forma gratuita desde iTunes y otros proveedores de contenido. Solo tienes que buscar en la sección titulada “Podcasts”. Es como si escucharas un programa radial, pero a diferencia de este, el episodio del “podcast” está disponible para que lo escuches cuando quieras en tu reproductor de música, teléfono móvil o computadora. Al suscribirte a un “podcast”, cada vez que surja un nuevo episodio, este será automáticamente descargado por RSS, por ende, tú no tienes que hacer nada más.

A continuación, descubrirás algunos “podcasts” que te recomiendo y que varían en temas. Son muy interesantes y pueden actualizar tus conocimientos en Historia, Gramática e incluso en Economía. Ciertamente, todos son en inglés, puesto que la producción de programas en este formato en español es casi inexistente.

Mignon Fogarty, la estrella de este “podcast” semanal que tiene una duración aproximada de siete minutos, te orienta sobre cómo hablar y escribir correctamente el idioma inglés. Sus lecciones son muy entretenidas y puedes poner en práctica sus consejos inmediatamente. Sus libros también son muy útiles y fáciles de leer. Para más información, presiona aquí.

¿Puede el nombre que le pones a tu hijo afectar el tipo de empleo que conseguirá de adulto? ¿Pueden las patas de gallina mejorar la economía en Estados Unidos? Estos y otros temas son discutidos en este “podcast”, basado en el “best seller Freakonomics”. Los moderadores Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner discuten distintos asuntos desde la perspectiva de la Economía y los resultados son sorprendentes y muy divertidos. Todos los programas son altamente adictivos. Obtén más información aquí.

¿Te gusta la Historia? Entonces este “podcast” es ideal para ti. Deblina Chakravorty y Sarah Dowdey te contarán sobre todo tipo de Historia, desde la vida personal de Frida Kahlo hasta las hazañas de los perros en las guerras más conocidas. Estas dos agradables chicas te ponen al día con todo lo que olvidaste o no te enseñaron en la escuela.

Este “podcast” es uno de los más populares del mundo. En él se discute un gran abanico de temas sociales, culturales e intelectuales. El humor y la curiosidad siempre dicen presente. Una vez lo escuches por primera vez, formará parte de tu vida para siempre.

Este interesante “podcast” relata detalle a detalle los eventos más sobresalientes de la Historia del mundo. El periodista Dan Carlin se toma su tiempo y te brinda imágenes que jamás podrás sacar de tu mente. Su estilo es dramático, intenso y cautivador. Una recomendación obligada para los amantes de la Historia. Eso sí, los episodios son de larga duración.

¿Cuál es la meta de este “podcast”? Solo una: utilizar los datos de la Historia para erradicar los disparates que dicen algunos políticos. Es entretenido, informativo y pone en perspectiva cómo llegamos a los acontecimientos actuales desde el principio. ¿No conoces sobre el conflicto en la Franja de Gaza o la “Primavera Árabe”? Entonces debes escucharlo para actualizarte.

¿Tienes una amiga sabelotodo con la que se te hace difícil conversar porque no sabes nada sobre los temas que discute? Entonces ponte al día con estos “podcasts” y tendrás mucho más en común con ella.

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigas. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole Like en Facebook al final de esta página.

Por qué las mujeres somos nuestras peores enemigas

Con los años, las mujeres hemos logrado grandes cambios que nos han permitido disfrutar de derechos y privilegios que en antaño estaban reservados exclusivamente para los hombres. Estos adelantos se los debemos a luchadoras incansables como Luisa Capetillo, Susan B. Anthony y Ana Roque de Duprey, entre muchas otras. No obstante, muchas mujeres hemos abandonado el camino de la solidaridad femenina y en cambio, hemos decidido convertirnos en las peores enemigas de las féminas con nuestras mentalidades y comportamientos. Lo triste es que en muchas ocasiones, no nos damos cuenta. Ojalá este artículo nos ayude a tomar medidas remediales.

Retomar la senda que conduce a la empatía con otras mujeres es posible. Ciertamente, debemos dejar atrás la forma negativa en que interactuamos entre nosotras y los comentarios que compartimos, que podrían trabajar en función de nuestro detrimento como grupo y personas individuales. Veamos en detalle cómo estamos fallando.

En el amor

Cuando un hombre ve que su amigo tiene una nueva novia que es considerada, guapa y amigable, inmediatamente piensa que debe conseguirse una chica como esa. En contraste, cuando una mujer ve que su amiga está en una relación estable con un hombre centrado, bien parecido y tierno, al segundo piensa que debe conquistar a ese mismo hombre. Por esta razón, es que escuchamos con tanta frecuencia sobre infidelidades de amigas con parejas, lo cual es una doble traición y un dolor elevado al cuadrado para la chica que es víctima de la situación. Respetar a las parejas de nuestras amigas y familiares es clave. Asimismo, si sabemos que un hombre está en una relación, debemos darlo como prohibido. Acceder a tener intimidad con él nos degrada, nos convierte en objetos sexuales y también hiere las sensibilidades de la mujer que le dedica su vida a ese hombre. ¡No caigamos en el juego!

Por otro lado, resulta ridículo que cuando un hombre es infiel, muchas mujeres procedemos a echarle la culpa a la otra e incluso, consideramos golpearla hasta dentro del pelo. Pero, ¿por qué hacemos eso? Esa mujer no tiene nada que ver con nosotras y le echamos toda la culpa. El verdadero reclamo debe ser para el hombre, quien se comprometió a respetarnos y a estar con nosotras de forma fiel e incondicional. Se han dado muchos casos en que las amantes ni estaban enteradas de que compartían pareja con otra. Quienes nos fallan son nuestras parejas, no las otras personas. Debemos recordar este detalle tan importante.

En el trabajo

¿Cuántas veces hemos escuchado chismes sobre una compañera de trabajo? En muchas ocasiones estos rumores son iniciados por otras mujeres envidiosas que logran influenciar a todos con sus calumnias. Sucede que cuando una mujer ocupa un puesto de importancia y renombre, inmediatamente algunas féminas procedemos a decir que obtuvo la posición porque se acostó con uno de los grandes de la empresa. Ciertamente, este tipo de situaciones se da, pero ese no siempre es el caso. Debemos reconocer que hay mujeres que son asignadas a posiciones destacadas por sus méritos y virtudes. Cada vez que una de las nuestras ascienda al poder, debemos festejarla; su triunfo es un precedente que indica que en un futuro nosotras también podremos estar con ella en la cima.

En la escuela o universidad

Si una chica tiene buenas calificaciones o rompe la curva de los exámenes, muchas de nosotras inmediatamente presumimos que es porque tuvo intimidad con el profesor. ¿Acaso las mujeres no tenemos suficiente materia gris para tener éxito en la Academia? Apoyemos a nuestras hermanas y ayudémoslas a llegar tan lejos como puedan.

En la amistad

Si tenemos una amiga que tiene sexo casual con hombres, no corramos a tildarla de ramera. Muchos hombres son libertinos en todo lo que a sexo se refiere y a ellos no les decimos nada. Si nuestra amiga es juiciosa y se cuida de enfermedades, no la juzguemos. Sí podemos aconsejarla, pero al final del día la decisión es de ella.

También debemos evitar criticar a nuestras amigas por cómo se ven físicamente o por sus preferencias en moda. No todo el mundo puede lucir como una modelo de pasarela y medir 6′ de estatura. Debemos aceptarlas como son y fijarnos en su intelecto y espíritu. Nuestra crasa superficialidad se ha convertido en un obstáculo para otras mujeres que prefieren cultivar su mente, en vez de llenar su armario de artículos que no necesitan. Ya los hombres nos juzgan suficiente sobre cómo nos vemos. Lo menos que necesitamos es tener un grupo de mujeres azotando nuestra autoestima de la forma más despiadada.

De igual modo, si tenemos una amiga que queda embarazada sin casarse, apoyémosla. Ya la sociedad se encargará de insultarla y hacerla sentir mal, nosotras no tenemos por qué aportar al festival de epítetos destructivos. De seguro el padre de la criatura no pasará por el cruel escrutinio por el que pasamos las mujeres ante este tipo de circunstancia.

Si las mujeres nos unimos en una sororidad sin paredes, podremos continuar la obra de aquellas damas ilustres que cambiaron nuestro mundo. Si nos convertimos en nuestras peores enemigas, habremos perdido la batalla. Ya tenemos suficiente con que los hombres le adjudiquen burlonamente todos nuestros problemas al PMS y a nuestras hormonas. Nosotras engendramos vida, mantenemos viva a las sociedades y demostramos que con amor todo es posible. 

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigas. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole “Like” en Facebook al final de esta página.