¿Es tu relación un tipo de esclavitud consentida?

En estos tiempos modernos todavía existen mujeres que están en relaciones basadas en la desigualdad, la desconsideración y el machismo. Son mujeres que pierden por completo su individualidad por complacer a su pareja hasta en el más mínimo detalle. Esta carga lo que hace eventualmente es destruir sus sueños y convertirla en la sombra de otro. ¿Estás tú en una relación verdadera o en un tipo de esclavitud romántica?

Estás en una relación de esclavitud consentida si:

  • Tienes que pedir permiso para hacer cualquier cosa, en lugar de simplemente informar.
  • Nunca puedes hacer nada de lo que quieres, pero siempre tienes que complacer a tu pareja.
  • Dejaste tus sueños atrás hace mucho tiempo, incluso los has olvidado un poco.
  • Tu pareja no hace nada en el hogar y depende de ti para todo.
  • Tu pareja no te complace en nada, ni te trata de forma especial.
  • Te pones la ropa que tu pareja quiere, no la que tú quieres.
  • Te sientes intimidada por completo por él y sientes que no puedes ser tú.
  • Tu vida consiste en ir a trabajar, atender la casa y dedicarle tiempo a tu pareja.
  • No recuerdas la última vez que saliste a divertirte con tus amigas.
  • No puedes salir a ninguna parte sin tu pareja.
  • Sientes que no tienes voz ni voto en las decisiones de la relación.

Si contestaste que sí a la mayoría de las premisas anteriores es muy probable que tu relación es realmente un tipo de esclavitud. En ese caso es necesario que busques ayuda profesional y evalúes tu autoestima. Es difícil, pero como mujer mereces mucho más de la vida que una existencia controlada e inflexible.

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

¿Tienes problemas escogiendo pareja? La culpa es de Disney

Así como lo lees. Disney es el responsable de que siempre selecciones hombres disfuncionales con los que se te hará imposible sostener una relación fructífera y normal. ¿No lo crees? Mira abajo esta evidencia irrefutable.

La Bella y la Bestia

De seguro, de pequeña te sentabas a ver esta película y soñabas con ser Bella bailando el vals luego de que la bestia se convirtió en el príncipe ideal. Esto solo comprueba que estás enferma. Muy mal ejemplo. Esta chica obviamente sufre del Síndrome de Estocolmo porque se enamoró de la persona que la secuestró y encima de eso, le gritaba salvajemente mientras tiraba cosas al piso. ¡Tremendo príncipe! En el mundo real esta situación sería el equivalente a enamorarte de un miembro de la guerrilla colombiana, quien es además temperamental y deforme. ¡El sueño de toda mujer! Para colmo, Bella hablaba con un candelabro, un reloj y un juego de tazas. Obviamente esta mujer estaba metida en ácido. No es un buen ejemplo a seguir.

Blancanieves y los Siete Enanitos

Si esta es tu película preferida de Disney, evalúate, pero para ayer. No puedes seguir de ejemplo a una mujer que se fue a vivir con siete hombres que acababa de conocer. Serán enanos, pero siguen siendo hombres. Si tú hicieras algo similar lo que buscarías es una violación grupal. Cuídate y sé más juiciosa que esta chica de tez blanqueada.

Aladino

Jasmine es una chica preciosa, inteligente y con buen cuerpo. Lamentablemente tiene serios problemas de autoestima porque cómo rayos una chica tan espectacular decide entablar una relación con un hombre que no tiene en qué caerse muerto, es un pillo de profesión junto a su mono y para colmo se hace pasar por príncipe, lo cual no es.  ¡Mentira tras mentira! Lo peor de todo es que su mejor amigo se llama Iago. Oh, Lord! Si esta es tu princesa preferida de Disney, ya sabes por qué terminas seleccionando a hombres mentirosos con juntillas cuestionables. Si sales con uno de esos, mándalo en un vuelo sin regreso en su alfombra voladora.

Cenicienta

Si la gente siempre barre el piso contigo y eres la última en tu lista de prioridades, Cenicienta tuvo una gran influencia en ti. Tener que aguantar las idioteces de una madrastra y dos hermanastras es completamente inaceptable. Date a valer. Lo peor es si te creíste que casándote ibas a encontrar la felicidad suprema. La realidad es que mantener una relación viva es mucho trabajo. Tampoco está bien tener de modelo a una mujer que visiblemente abusa de los animales al obligarlos a bañarla, vestirla y perfumarla. Los animales no son tus esclavos, son tus amigos. De igual modo, si eres de esas chicas que se enamoran de hombres “gay” la razón podría ser esta película. ¿No viste que interesado estaba el príncipe en los zapatos? El motivo por el que quizás quería encontrarte era para preguntarte dónde los compraste para que él se los pueda poner en su próximo “drag show”. Think about it!

La Sirenita

¡Vaya modelo! Una mujer que cambia por completo por un hombre, física y espiritualmente. Si sigues su ejemplo, terminarás lejos de tu familia, con visibles cambios estéticos y literalmente sin voz. O sea, serás Heidi Montag. ¿Qué hombre respeta a una mujer que no está segura de su identidad? Ninguno. Sé tú misma en cualquier escenario.

La Bella Durmiente

La típica mujer que espera a que un hombre la rescate. No, no, no, no. Menos un hombre al que no conoces. Si un hombre desconocido entra a tu habitación, eso es invasión a la morada e intento de violación. Por más bonito que Disney lo pinte, esta situación es patética. Si te ocurre algo parecido llama inmediatamente al 9-1-1. Si sientes somnolencia, es que el desgraciado te puso algo en el trago. ¡Sálvate!

Tarzán

El caso clásico de la mujer que piensa que puede cambiar a un hombre. Here we go again! Como diría la Biblia, un yugo desigual. ¿Qué chica que se respete terminaría con un hombre que fue educado por monos y cuyo medio de transportación es balancearse de lado a lado por medio de lianas? Si sigues esta película como modelo de vida, terminarás residiendo en una casa de árbol, comiendo guineos en las tres comidas y viviendo como un animal en la selva. Okay, el tipo tiene buen cuerpo, pero eso no es todo en la vida. Debes buscarte a alguien con intereses comunes, un mínimo de educación no impartida por primates y que al menos tenga tenga un Toyota Tercel del ’94.

Chica “pink”, la magia de Disney no funciona en el mundo real. Si te dejas llevar por su brillo y embrujo terminarás enamorada de un pillo, secuestrador, con fetiche de zapatos, salvaje y desconocido. Creo que mereces algo mejor que este perfil. Evita tomar las películas literalmente y sé real; solo así lograrás tener tu final feliz con tu chico ideal.

Comparte este “post” con tus amigas. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole “Like” en Facebook al final de esta página.

Canciones preferidas de las mujeres con baja autoestima

A través de los años han visto la luz algunas canciones que se han convertido en himnos para las mujeres que se tienen en baja estima. Escuchar las letras hace que cualquier feminista levante la ceja en señal de sorpresa y que las que están muertas vuelvan a fallecer en sus tumbas. Estas canciones deben ser solamente para entretener, no dejes que penetren tu mente porque ninguna mujer debe aceptar que la golpeen, que le sean infiel o pelear por otra por un hombre. Si te gustan, no te culpo, algunas son muy contagiosas, lo importante es que no se conviertan en las consejeras de tu vida. Lo increíble es que las cantas una y otra vez sin analizar las letras, pero cuando te sientas a escucharlas con detenimiento, te quedas de una pieza.

Algunos ejemplos de estas joyas musicales:

Amiga “pink”, si sabes de otras canciones patéticas que le bajan la autoestima a las mujeres, compártelas para ponerlas en un futuro “post”. Esta semana de la mujer La Comuna Pink quiere que todas las mujeres abandonen las inseguridades y sean felices.

Comparte esta entrada con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole “Like” en Facebook al final de esta página.