6 temas que debes evitar en la primera cita

Cuando estás en el proceso de conocer a una persona es menester que recuerdes siempre mantener temas neutrales y que no causen una mala impresión de la primera. Tocar asuntos polarizantes puede ser una muy mala idea, puesto que las relaciones se basan en los elementos en común que tienes con esa persona, no en las diferencias. Así que en esa próxima primera cita, o hasta la segunda y tercera, abstente de mencionar los siguientes temas para alejarte de posibles complicaciones en las conversaciones.

no-talking1. Religión

La religión es algo que se cree por fe. Por ende, tratar de racionalizar un aspecto espiritual sería más infructuoso que agarrar un pedazo de pastel de chocolate y decir que solo te comerás un pedacito. ¡Imposible! Si quieres que tu relación termine en una iglesia casándote con el hombre con el que estás saliendo, deja a la iglesia fuera de la mesa de conversación en la primera cita.

2. Política

Si estás en contra o a favor de las libertades civiles, los derechos de los “gay”, el presidente actual y otros asuntos relacionados, dícelo a tu amiga y desahógate antes de llegar a tu cita. No es políticamente correcto abordar estos asuntos cuando estás a punto de conocer a alguien. Más adelante, puedes indagar sobre esta materia.

3. Exes

Si tu ex es un desgraciado que te rompió el corazón porque era adicto a la pornografía y a las mujeres fáciles, ese es tu problema. Lloriquearle a un hombre sobre lo malo que fueron tus antiguos amores demuestra que aún no has sanado e incluso, puede hacerle pensar a tu invitado que si alguna vez tienen una relación, terminarás hablando igual de mal de él. Por ende, enfócate en el hombre que tienes de frente y no en los que pasaron por tu vida.

4. Boda

Si quieres que el hombre pida la cuenta, llame al mozo y no te vuelva a llamar jamás, déjale saber lo desesperada que estás por casarte. Evita a toda costa decir que estás escuchando todo el tiempo campanas de boda porque lo asustarás y se sentirá presionado. Si por alguna razón, te pregunta él algo al respecto, dile que crees en el matrimonio, pero que es un paso muy importante, el cual se debe tomar con la persona correcta. Luego, pasa a otro asunto.

5. Maternidad

Todo hombre quiere ser padre, pero no con la ayuda de una mujer a la que conocieron hace nada. Así que aunque tu reloj biológico esté marcando los segundos, cálmate, respira y evita la conversación. En el caso de que él te pregunte, dile que en efecto, te encantaría ser madre y compartir la experiencia con un buen hombre. No brindes detalles de cómo será la habitación del bebé, a qué universidad irá y la profesión que tendrá. De hacerlo, parecerás una loca obsesiva.

6. Dinero

Preguntarle a un hombre cuánto dinero gana en una primera cita es un grave error porque pensará que solo buscas una relación por dinero y que eres la reina de las interesadas. El que hables de tu situación económica es también mala idea porque, si tienes dinero, podrías intimidar al hombre de la primera y si tienes problemas económicos, pensará mal de ti porque pudiese encontrarte mala administradora de tus finanzas. Por estas y otras razones, es necesario mantener esta línea de conversación fuera de tus labios y los de él.

Temas que pueden tocar en sustitución:

  • Educación
  • Gustos gastronómicos
  • Viajes
  • Películas
  • Libros
  • Música
  • Experiencias exitosas a nivel personal y profesional

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

5 errores que cometen las mujeres al iniciar una relación

Muchas mujeres viven obsesionadas con que su vida romántica y amorosa tiene que ser perfecta, sobre todo el comienzo. Es por esta razón que algunas evitan crear cualquier tipo de incomodidad y tocar ciertos temas que son necesarios a la hora de compartir la vida con otras personas. Otras meten la pata de peores formas. ¿Cuáles son estos errores? Léelos a continuación para que tú no seas una de ellas.

OopsError #1: Olvidar establecer las reglas de la relación

Pretender que tu relación va a ser un cuento de hadas todo el tiempo es irreal e infantil. Todas las parejas tienen altas y bajas, así como diferencias, pero si desde el comienzo le dejas saber a tu amorcito lo que estás dispuesta o no a tolerar, lo pondrás sobre aviso para evitar hacer actos que te molesten o tomar decisiones que harán que le formes “la grande”. De igual modo, tú puedes beneficiarte al conocer las expectativas que él tiene de ti. Es mejor prepararse cuando la fiesta está en paz que pretender ser sensata durante la tormenta.

Error #2: Hablar de tu ex

Los hombre son seres que viven en constante competencia con los otros varones porque instintivamente fueron programados para demostrar superioridad por motivos de reproducción. Si no te callas la boca y lo único que haces es hablar de lo bueno o lo malo que fue tu ex, por más calmado que sea tu chico sentirá unos celos del demonio. Sí puedes contarle la historia de tu antigua relación, pero solo si el tema surge naturalmente o si él te pregunta. Si pones tú el tema, tu chico pensará que todavía tienes sentimientos por tu ex y eso no le sentará nada bien.

Error #3: Presentarle a tu hombre a tu familia inmediatamente

Si solo llevas saliendo con un chico unas cuantas semanas, debes primero dejar que pase el tiempo y analizar si él es un buen candidato para ser tu pareja formal. Presentarle a tu familia a un hombre implica que vas en serio y que quieres que conozca uno de los aspectos más privados y sagrados de tu vida. Recuerda que los familiares se encariñan con las personas y si la relación es temporera, puede que les causes un dolor. Además, tu familia no tiene por qué ver el desfile de varones con que sales porque lo pueden tomar por el lado negativo y en todas las familias hay una tía o prima chismosa que te tildará de p^$@ en menos de lo que canta un gallo.

Error #4: Planificar la vida de tu hombre en la primera cita

Evita a toda costa decirle a tu hombre que durante el próximo año te quieres casar con él, que van a tener cinco hijos y hasta el plan funerario que van a adquirir para pasar la eternidad en un panteón fabuloso creado todo en mármol; y todo esto en la primera cita. A los hombres hay que llevarlos poco a poco o se asustan. Deja que las cosas fluyan naturalmente y en el futuro puedes hacer los planes que se te ocurran, eso sí, siempre con la aprobación de él.

Error #5: Asumir la personalidad del hombre

Un grave error es dejar a un lado quien eres para parecer más compatible con un hombre de lo que realmente eres. Si él se muere por los deportes y a ti te parecen normales, pues sé honesta y dile que estás dispuesta a compartir este interés solo por respeto a él. Trata de no copiar sus frases, gestos, ademanes o de querer ser su clon porque si no perderás quién realmente eres. Una buena forma de permanecer auténtica es continuar con tus intereses y tener citas semanales con esas amigas que comparten tu misma esencia. Tú eres única y eso es lo que a tu hombre le gustó de ti. No cambies, ni finjas ser quien no eres.

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

Maneras útiles de olvidarte de un hombre

Todas hemos pasado por eso. Salimos con un chico que nos subió a las nubes y sin ton ni son la película de fantasía se terminó y nos quedamos sentadas en el teatro con las manos llenas de chocolate y “pop corn”. Tu príncipe azul resultó ser el monstruo de la laguna negra, pero con todo que lo quieres fuera de tu vida, se te hace imposible mandarlo a volar como la dinamita.

Si quieres olvidar a ese patán, sigue estos útiles consejos:

Llora hasta que se te sequen los ojos. Debes pasar por el debido proceso de duelo para lograr resignación. Escuchar música deprimente es un requisito. Esto ayudará a limpiarte por dentro.

Imagínate a tu ex con unas diarreas explosivas en el baño. Si comienzas a pensar en él de manera nada atractiva, se te hará más fácil asociarlo con el olvido y cosas asquerosas en lugar de enfocarte en los buenos momentos. Así también evitarás idealizar el pasado.

Busca a un amigo con privilegios. Si un chico te brinda ciertas atenciones es más fácil dejar de pensar en el otro. OJO: Recuerda quedarte en el ámbito carnal y no te involucres emocionalmente. Piensa que este amigo tan especial es solo un juguete sexual.

Enfócate en todos los defectos de tu ex. Si tenía una nariz grande, búrlate de ella. Si tiene vellos nasales, imagínatelo haciéndose trenzas en esa área. Probablemente el chico era feo de por sí, pero tú lo mirabas con los ojos del corazón. Búscale todas sus fallas y de seguro las encontrarás y dirás: “¿En qué rayos estaba yo pensando?”.

Evita los lugares que tu ex frecuenta. Si sigues viéndolo es muy probable que lo extrañes y quieras pedirle que regrese contigo. Peor aún podrías verlo con su nueva conquista y acabar con el corazón destrozado. Busca nuevos ambientes en los que sientas que no te lo encontrarás por nada del mundo. ¿El hombre es muy carnivoro? Ve y almuerza más seguido en esos restaurantes vegetarianos que andan tan de moda. ¡Húyele como a la peste bubónica!

Escríbele una carta a tu ex en la que plantees todos tus puntos y recapitules la relación. Cuando te transportes al pasado te darás cuenta de que salir de esa relación fue una bendición. Nunca envíes la carta porque pasará a la posteridad y él se la mostrará a sus amigos para probar su punto de que eres una psicótica loca y que por eso te dejó. ¡No la envíes! Es un ejercicio para ti.

Planifica un viaje a un nuevo destino. Cuando visitas otros lugares tu cerebro se amplía y ve cosas que no había percibido antes. Además es una excelente oportunidad de conocer gente nueva, alejarte y comenzar desde cero a tu regreso.

La manera en que te ves afecta directamente tu autoestima. Comienza a hacer ejercicios con más frecuencia para eliminar esa energía negativa y ponerte regia. El ejercicio libera la ansiedad y tiene muchos beneficios físicos y emocionales que puedes aprovechar.

Sácalo de Facebook y de todas las redes sociales. También elimina a los amigos más íntimos de él para evitar que pueda obtener información de tu vida. Pídele a tus amistades que también lo saquen para evitar la tentación de querer ver su perfil desde el de ellas.

Piensa que allá afuera hay hombres tan o más sexy que Cristiano Ronaldo buscando pareja. ¡A que ya se te olvidó tu ex, coqueta!

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

Consejos para evitar la monotonía en tu relación

Mantener el interés en una relación es una tarea ardua, pero posible. Pensar que el amor lo es todo y que no se necesita nada más es una manera simplista y poco real de ver la naturaleza de las parejas.

Si quieres mantener tu relación viva e interesante, sigue estos consejos, que aunque no son infalibles, bien podrían brindarte una idea de cómo romper la monotonía, el principal enemigo de las parejas.

Las citas con tu pareja son sagradas

Separa tiempo para tener cenas formales con tu pareja. Vístete como si aún lo estuvieras conquistando porque todavía lo estás haciendo. Probar nuevos sabores y tener nuevas experiencias culinarias es una manera de romper la monotonía y tener tiempo a solas. No necesariamente tiene que ser un restaurante costoso, sino un lugar distinto para descubrir y disfrutar de deliciosos platos juntos.

Demuestra tus sentimientos

Con el paso del tiempo, las muestras de cariño disminuyen en las relaciones. No permitas que esto suceda en la tuya. Cuando te despiertes, dale los buenos días a tu chico. Celebra cuando llegue a la casa en las noches y dile un buen halago. Dale unas cuantas nalgadas cuando te sientas traviesa, e incluso míralo directo a los ojos y dile lo afortunada que eres de tenerlo a tu lado. Permite que él conozco todo lo que sientes por él, y sí puedes ponerte cariñosa en lugares públicos, pero con moderación y juicio.

Brinda halagos

Si tu pareja se ofreció a preparar la cena, dile lo sabrosa que le quedó. Si asiste al gimnasio para ponerse en forma para ti, apóyalo y destaca las áreas en que se le nota la definición muscular. Lo importante es hacerlo sentir bien y las palabras son una excelente manera de hacerlo. Agradece todo lo que hace por ti y no des ninguna de sus acciones por sentado.

Busca pasatiempos en común

Nada une más a una pareja que tener aventuras y descubrir cosas nuevas. Si les gusta viajar, únanse cada cierto tiempo y planifiquen los destinos que visitarán durante el año. Los planes de viaje son una excelente excusa para unirse, coordinar y pensar en el futuro, el de ambos, unidos. Otras actividades como el cine, las artes, el baile y los deportes también son válidas. Aprende de ellas con tu pareja y cultiva la pasión en armonía. Mientras más cosas tengan en común durante la relación, mejor te sentirás.

Cultiva el arte de la conversación

Popularmente se dice que sabes que encontraste a tu pareja ideal cuando puedes hablar con ella por horas sin cansarte. Al principio de las relaciones, el elemento físico y sexual es muy fuerte, pero con el tiempo disminuye y lo que queda es el intercambio intelectual y personal, el cual se logra por medio del arte de la conversación. Además, no existe mejor sensación que saber que tu pareja tiene algo que enseñarte y que tú también tienes información para enriquecer su vida. Un nuevo tema es una manera de salir de la rutina.

Cuídate y reinvéntate

Conquistar a tu hombre es una tarea constante. Si te pones el mismo vestido, con los zapatos de siempre y el estilo de cabello de hace años es muy probable que verte en sí sea monotonía. Acude al gimnasio para mantenerte en forma y de vez en cuando adquiere piezas nuevas para que tu chico te vea renovada. Recuerda que los hombres son muy visuales y fáciles de impresionar físicamente. Dale motivos para que te halague y te diga cositas lindas al oído.

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

Lecciones que aprendí de mi madre-Parte 2

Como mi madre es una fuente inagotable de sabiduría y siempre tiene que decir lo que siente, comparto contigo otros consejos que me brindó.

POSTS RELACIONADOS

LECCIONES QUE APRENDÍ DE MI MADRE-PARTE 1

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook para tener acceso a contenido que no figura aquí.

5 frases que debes sacar de tu vida

Las palabras tienen mucho poder. Cada vez que abres la boca para lanzar al Universo una aseveración, atraes energía positiva o negativa hacia ti. La idea es que te rodees de la primera y que alejes la segunda lo más posible, cueste lo que cueste.

Puede que con frecuencia menciones ciertas frases que eventualmente podrían hacerte daño en lo personal e interpersonal. Sácalas de tu vida para que te conviertas en un imán humano de buenas vibras. Estas frases incluyen, pero no se limitan a las siguientes:

“No puedo”

Esta frase trae consigo la predisposición de que se te hará imposible realizar tal o cual acción. Es más recomendable que te aventures a hacer lo que quieres, aunque parezca difícil, y luego concluyas si en efecto eres capaz de lograrlo o no. Si tú misma no tienes fe en ti, ¿quién entonces la tendrá? Esta frase es demasiado común, extinguirla debe ser tu prioridad número uno.

“No puedo vivir sin ____”

Créeme, puedes vivir sin muchísimas cosas. Esta frase solo puede ser utilizada si te refieres al aire, el agua y la comida. Todo lo demás es prescindible. Usar esta combinación de palabras es especialmente peligrosa cuando la empleas para referirte a un hombre. Es una reacción poco racional y la realidad es que ningún chico quiere estar con una mujer que sabe está segura. Cuando de relaciones se trata, adopta mejor el siguiente mantra: “Puedo vivir sin ti, pero no quiero estar sin ti”. Es más real y deja claro que la relación es tu decisión, no una necesidad. ¡Espíritu de chica “needy”, sal de ese cuerpo ya!

¡Que bruta soy!

La repetición hace el aprendizaje. Si te repites esta frase tal cual o en todos los sinónimos de la palabra “bruta”, eventualmente creerás que es cierto. ¿Quieres saber un secreto? No eres perfecta, y eso es completamente aceptable. En ocasiones, habrá momentos en que todo puede parecer oscuro y salir mal, pero esas situaciones son parte de la vida y las superarás. Asimismo, si te insultas de este modo en público, abres la puerta para que otros también te llamen por epítetos poco amables, pues pensarán que si tú misma aceptas que eres de ese modo es porque es verdad.

“Perdón.”

¡Últimamente puede que pidas perdón por todo, incluso por cosas que ni hiciste! Puede que digas esta frase como una muestra de educación y cortesía, pero la realidad es que no tienes que pedir indulgencia por todo lo que haces. Es más apropiado que digas “disculpa”, porque la palabra “perdón” implica que hiciste una acción realmente grave. Profiere esta palabra solamente cuando tenga un verdadero valor, cuando en efecto le hayas fallado a alguien. Usarla para pedir excusa porque te acercaste demasiado a la ancianita en la fila del banco no es necesario. Con un “disculpe” es más que suficiente. El perdón se le pide a Dios y aquellos a quienes realmente le has causado verdaderos agravios.

¡Maldición!

Esta expresión tan corta puede ser muy nociva. En tu vida quieres bendiciones, no maldiciones. Por ende, cuando las cosas te vayan mal es mejor decir “Dios, apiádate de mí”, “yo puedo salir de esta” o “yo soy más fuerte que esta situación”. Ten estas conversaciones con tu mente y verás cómo tus pensamientos comienzan a liderar a tus acciones. El problema con esta frase es que es un contaminante espiritual porque es tan fea que inmediatamente afecta a las personas que te rodean y las contagian con esa nube de negatividad. Créelo, eres bendecida, incluso en los momentos que no sea tan obvio.

Dice el refrán que “de la abundancia del corazón, habla la boca”. Permite que tus expresiones sean un reflejo de la grandeza de tu espíritu. Si modificas la manera en que te expresas y las conversaciones que tienes contigo misma, de seguro serás más positiva y feliz. Las palabras son muy poderosas; usa su poder para tu beneficio y el de los demás.

Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigas. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole LIKE en Facebook al final de esta página.

Reflexión del domingo: La mujer sabia…

Una pequeña cita bíblica para inspirarte a ser sabia en todos los aspectos de tu vida. Utiliza unos minutos para pedir sabiduría y dar gracias por todas las maravillas que ocurren en tu vida.


Comparte este “post” con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole Like en Facebook al final de esta página.

La importancia de saber decir “no”

Muchos abogan por aprender a decirle sí a la vida para alcanzar la felicidad. Con los años aprenderás que serás más feliz si haces lo contrario, proferir con más frecuencia esa palabra monosilábica y sencilla: no.
Probablemente algunas de estas situaciones te ha pasado: te has amanecido escribiendo las tareas de tus mejores amigas, has quedado endeudada por pagarle las cuentas a tus parientes, le has comprado a tus hijos juguetes que no le hacían falta con el único fin de callarles la boca, te has quedado tarde en el trabajo para completar los trabajos de compañeros que escaparon de sus sillas a las cinco de la tarde o hasta te has acostado con hombres para evitar decirles que no una vez más. Te consideras una mujer fuerte y libre. Sin embargo, tu vida se llena más y más de actividades que no quisieras hacer.
Como mujeres hemos logrado grandes éxitos en el mundo profesional, en nuestros matrimonios y en la política. Sin embargo, muchas veces fallamos en el momento de afirmar nuestro valor propio y rehusarnos a hacer lo que no queremos, lo que no nos interesa o lo que simplemente no nos conviene. Pensamos demasiado en que nuestro ”no” hará que otros se sientan tristes, enojados o incómodos. Nos comportamos como si nuestro único objetivo en la vida fuese complacer a los demás con decir la palabra mágica “sí”. En verdad, tenemos que darnos prioridad a nosotras mismas y recordar que nuestra felicidad es prerrequisito para hacer feliz a quienes nos rodean.
Analiza si te estás dando tu lugar en en los siguientes contextos:
  • En tu relación: Todas queremos hacer felices a nuestras parejas, pero el amor requiere que ellos también obren para hacernos felices a nosotras. Si tú tienes que hacer todo el trabajo de la casa, pagar todas las cuentas y coordinar las actividades románticas, ha llegado la hora de negarte a hacer más de lo que te corresponde: la mitad. Si temes que esto resultará en el final de tu relación, seguramente esta no vale la pena. Recuerda que tu relación existe para hacerte feliz a ti y no al revés.
  • En tu familia: Todas tenemos parientes ”especiales”, a quienes les hace falta ayuda constantemente para resolver los problemas más simples de la vida. Abrimos nuestros corazones y bolsillos para ayudarles y luego encontramos que no tenemos fuerza ni dinero para lidiar con nuestros propios problemas. Es claro que siempre debemos cuidar a quienes pertenecen a nuestra familia, pero si no nos cuidamos a nosotras mismas antes de proteger a los demás, terminaremos resintiendo a quienes nos piden ayuda. Por ende, tanto nosotras como nuestras familias seremos más felices si encontramos la fuerza para decirle no a ese familiar que abusa de nuestra bondad.
  • En tu trabajo:  Algunas personas son tan miserables en su vida personal que su alma explota de placer y regocijo al pensar en quedarse tarde en la oficina. Estas personas positivamente sonríen cuando se les dice que deben llegar al trabajo el sábado y el domingo. Nada les deprimiría tanto como pensar en la posibilidad de pasar esos días al lado de sus esposos o sus hijos. Lo peor es que mientras más tiempo pasan trabajando, más empeora su vida social, familiar y personal, y por lo tanto más atractiva les parece la idea de quedarse hasta tarde en el trabajo. Si estás leyendo este blog, es muy poco probable que seas miembro de este club de eternos trabajadores que detestan estar con sus familias. Sin embargo, te debes cuidar, porque las personas que quieren estar todo el tiempo en su trabajo se convierten en hoyos negros y las persona que entran en su campo de gravedad son irresistiblemente atraídas hacia sus horas largas, sus fines de semana perdidos y sus vacaciones pospuestas hasta el infinito. Las personas adictas al trabajo no quieren estar solas, sino que quieren que tú y todas tus compañeras se queden en el trabajo con ellas. Si le dices que sí a estos seres que dan toda la impresión de ser laboriosos y pretenden continuar el trabajo ad infinitum, te estarás diciendo que no a ti misma- estarás dando fin a tus planes, tu vida social, tus pasatiempos, tus sueños y tu familia. Y cada vez que accedas a los deseos de los trabajadores infelices que te rodean, será más difícil decir que no en el futuro, porque habrás establecido, con tu silencio, que tú eres una de ellas. No terminarán los sermones sobre cómo tú los decepcionaste porque pensaban que podían contar contigo. Por eso debes encontrar fuerzas de donde no tienes para darle un no rotundo a los horarios súperextendidos que destruyen tu vida social y familiar, y debes hacerlo ahora.
Es hora de aprender a decir un “no” elegante y justificado. La vida es una, y la debemos usar para vivir como queremos nosotras, para hacernos felices a nosotras mismas y así complacer a los seres que amamos. Hacer otra cosa no es más que una especie sutil de esclavitud, y las mujeres hemos luchado demasiado para encadenarnos a nosotras mismas. Por eso tenemos que ser fuertes y decir que no a las cosas que no nos interesan. Solo así tendremos el valor y la confianza que nos harán falta para decirnos que sí a nosotras mismas.
Si te gustó este “post”, compártelo con tus amigos. Múdate a La Comuna Pink siguiendo el blog o dándole “Like” en Facebook al final de esta página.